Trump y Bolsonaro, a contramano del mundo

By
Updated: marzo 25, 2020

Los presidentes de Estados Unidos y Brasil eligieron priorizar la economía antes que la salud en sus países invadidos por el coronavirus. Desoyen las advertencias, todo lo contrario a lo que hace gran parte de los países.

La pandemia de coronavirus pone a los gobiernos de la mayoría de los países del mundo ante una disyuntiva entre lo malo y lo peor. Cada uno decide qué elegir. De un lado, la gran mayoría, opta por medidas de aislamiento social obligatorio para frenar la expansión rápida del virus y mantener funcionando los sistemas de salud. Del otro lado, la gran minoría, prefiere mantener funcionando plenamente la economía para evitar una recesión, admitiendo que morirán miles.

Entre estos últimos están los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Brasil, Jair Bolsonaro. Son negacionistas del poder del Covid-19 y prefieren ir a contramano del mundo. “Va a morir más gente si hay una gran recesión, habrá miles de suicidios”, alertó Trump, quien se resiste y critica abiertamente a los gobernantes de los distintos estados de su país que comienzan a poner medidas restrictivas. Un Trump que decidió desoir a los científicos y especialistas en virología que lo venían asesorando. Al poner en primer lugar a la marcha de la economía y en segundo la salud de su población, Trump está dejando en evidencia que se juega otra cosa: las próximas elecciones.

Para Trump el Covid-19 es “el virus chino”. Para Bolsonaro “una gripecita”.

A menos de ocho meses de los comicios, Trump tiene en la recuperación económica norteamericana y en el aumento del empleo sus principales cartas para la reelección. Si las medidas de aislamiento para preservar el sistema sanitario de Estados Unidos golpean esta recuperación –de hecho ya está ocurriendo por el parate de otros países-, sus chances de mantenerse en la Casa Blanca se verían afectadas. Entonces ¿Qué prioriza Trump? En el medio aprovecha para criticar a su principal enemigo, económico y político: China. “El virus chino”, insiste en llamar al Covid-19.

Más cerca tenemos a Jair Bolsonaro. El polémico presidente brasileño es más extremo: insiste con llamar “gripecita” al coronavirus, amenaza con el ejército a los gobernadores que ponen medidas de aislamiento, sigue haciendo reuniones públicas y se refugia en la religión al asegurar que se mantendrán los encuentros en las iglesias evangélicas. “Son los medios los que aprovechan para difundir la histeria en el país”, grita Bolsonaro, mientras los casos de infectados y muertos se multiplican en Brasil.

El periodismo es uno de los enemigos predilectos del presidente brasileño. Ahora advierte que si se frena la economía “habrá saqueos, será más terrible que en Chile” y que se pondrá en juego “el sistema democrático”.

Trump y Bolsonaro eligieron. Primero la economía y después la salud. Desoyen las advertencias de científicos y de distintos gobernadores que reclaman auxilio, como los de Nueva York y San Pablo. ¿Hasta cuándo aguantarán? ¿Cuál es la cifra de muertos que los harán reflexionar? El tiempo lo dirá.