Segunda dosis de Astrazeneca: estudio de Oxford muestra las ventajas de retrasar segunda dosis

By
Updated: junio 28, 2021

Lo acaba de confirmar un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford que concluyeron en que un retraso más prolongado de hasta 45 semanas entre la primera y la segunda dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca conduce a una mayor respuesta inmune después de la segunda dosis.

Ante el avance del COVID-19 en todo el mundo, los gobiernos nacionales vienen realizando fuertes esfuerzos para inmunizar a la mayor cantidad de sus poblaciones en el marco de una escasez de suministro de las vacunas que está causando preocupación en algunos países sobre la inmunidad comprometida. En este marco, nuevos estudios revelaron que la extensión entre los intervalos entre la primera y la segunda dosis, que actualmente se extienden debido a la disponibilidad limitada de la vacuna, no provoca contraindicaciones sino todo lo contrario: aumenta la respuesta inmune ante el virus. 

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford examinó los efectos de una demora de hasta 45 semanas entre la primera y la segunda dosis en los participantes del estudio y se demostró que los niveles de anticuerpos aumentaron después de una segunda dosis demorada. Además, el informe reveló que un retraso más prolongado entre la primera y la segunda dosis puede ser beneficioso, lo que da como resultado un título de anticuerpos aumentado y una respuesta inmunitaria mejorada después de la segunda dosis.

En este marco, el profesor de Infección e Inmunidad Pediátricas e investigador principal del ensayo de la vacuna de la Universidad de Oxford,Sir Andrew Pollard, remarcó que “esto debería ser una noticia tranquilizadora para los países con menor suministro de la vacuna, que pueden estar preocupados por los retrasos en el suministro de la vacuna en segundo lugar. dosis a sus poblaciones”. “Hay una excelente respuesta a una segunda dosis, incluso después de un retraso de 10 meses desde la primera “, exclamó

Por el contrario, algunos países están considerando la posibilidad de administrar una tercera dosis de “refuerzo” en el futuro. Al estudiar el impacto de una tercera dosis de vacuna, los investigadores encontraron que los títulos de anticuerpos aumentaron significativamente con una tercera dosis. También se potenciaron la respuesta de las células T y la respuesta inmune frente a variantes.