Estos son los MICROMACHISMOS que la MUJER vive todos los días y NO NOS DAMOS CUENTA

By
Updated: mayo 31, 2017
3-45-e1496173405618

Pueden parecer inofensivas pero son claras conductas contra los derechos de la mujer

Vivimos el día a día en una sociedad sensible ante cada nuevo caso de femicidio. Cada vez somos más conscientes de la educación machista que recibimos. Aunque hayamos despertado después de tanto silencio y reconozcamos esta problemática social con marchas y con el repudio colectivo, no alcanza. Si bien la ley nos “ampara” sólo por ser mujer con leyes más duras contra los femicidas, en la realidad eso NO se cumple. Todas somos víctimas de micromachismos y lo tenemos tan incorporado que hasta se nos pasan por alto. Mirá qué conductas atentan contra la libertad y los derechos de la mujer y no te habías dado cuenta.

El psicoterapeuta, Luis Bonino define al micromachismo como una conducta cotidiana y sutil que tiene como fin crear una estrategia de control contra una o varias mujeres. Estas formas de actuar pueden pasar desapercibidas e, incluso, estar legitimadas socialmente.2-56

Dentro de estas formas reconocemos cuatro que se repiten:

El micromachismo funcional ocurre cuando el hombre se aprovecha de la “supuesta” condición de género sea para servir o cuidar. De esta forma, delega tareas a la mujer como la limpieza o el cuidado de los hijos.

En el micromachismo encubierto, hay abuso de confianza y suelen ser muy sutiles. Las conductas paternalistas son un claro ejemplo y es una forma de manipulación emocional con doble discurso que genera culpa, confusión y disminución en la autoestima en la mujer.

El micromachismo de crisis es aquel que cuando la mujer aumenta su cuota de poder, el hombre trata de ser más controlador. Si bien suele mostrar actitudes de apoyo, también es engañoso, utiliza la distancia emocional, niega o se pone en víctima de la situación.

El último caso es el micromachismo coercitivo y esto sucede cuando el hombre hace uso de su poder, ya sea físico, económico o personal. Así, limita a la mujer, obligándola a aceptar lo que le propone y provoca en ella la sensación de incapacidad y derrota, reduciendo su libertad de elección y autonomía.1-63