Cannabis medicinal: esperan avanzar pronto en la legislación

By
Updated: julio 27, 2020

En la provincia, organizaciones civiles y funcionarios de salud pública ya han mantenido encuentros buscando una salida a la situación de cientos de familias, aunque hoy todo frenado por el COVID-19. Las organizaciones santacruceñas celebraron las modificaciones en la ley.


Actualmente en Río Gallegos existen dos agrupaciones dedicadas al fomento de la utilización del cannabis con fines medicinales. Una es red solidaria CASE (Cultivar Amor, Salud y Esperanza), con fuerte impronta en la capital provincial y APROCAM (Asociación Provincial de Cannabis Medicinal), ésta ya con representantes en distintas localidades del interior santacruceño. Si bien no existen datos oficiales con relación a la cantidad de usuarios en la provincia, ambas organizaciones estiman que son más de 1000 las familias que han incursionado en tratamientos desde complementarios a totales, y con “excelentes resultados”, según experiencias propias, terminando de confirmar lo expuesto por gran parte de la comunidad científica médica para salir de la estigmatización de la planta cannabis.

Tal como hemos expuesto a lo largo de la última semana en nuestros distintos medios, el Ministerio de Salud de Nación presentó modificaciones a la reglamentación de la ley de cannabis medicinal a organizaciones, médicos y científicos. La reforma de la ley permitirá, entre otras cosas, el autocultivo de marihuana medicinal y la producción y comercialización en farmacias de aceites, tópicos y cremas derivados de la planta. Si bien Argentina legalizó por primera vez el cannabis medicinal en 2017, la ley no cubría las necesidades de los pacientes, según los activistas locales y los pacientes médicos: es que justamente no incluía la posibilidad del autocultivo y al no ser completamente clara, estos permanecían en un vacío legal que los obligaba a seguir en la clandestinidad. Se espera que la modificación de la ley se incluya en el Boletín Oficial en los próximos días, tras ser firmada por el presidente Alberto Fernández. Luego, solamente será cuestión de tiempo antes de que el Estado active estos nuevos protocolos. Entre otros puntos, paciente, investigador o usuarios deberán registrarse en el REPROCANN (el Programa Nacional de Cannabis), cuyos datos se mantendrán en la más estricta confidencialidad. Otra de las novedades es la posibilidad para los usuarios no solo de importar productos medicinales de cannabis, sino adquirirlos en farmacias habilitadas para producir “formulaciones magistrales”, como aceites, tinturas o cremas, tal como lo dice el borrador de la ley, la cual contempla, además, el cultivo a nivel estatal y con fines de producción a gran escala, así como el fortalecimiento de la investigación y desarrollo en torno a la planta por parte de universidades, institutos y laboratorios.