6 prácticas sexuales para romper la rutina

By
Updated: marzo 24, 2022

La sexóloga Mariana Kersz explica de qué se tratan estas técnicas.

La batalla contra la rutina a la hora del sexo puede ser difícil, pero no imposible. Diferentes juegos, prácticas y elementos colaboran para que la sexualidad no se base solamente en técnicas clásicas o tradicionalistas.

La psicóloga y sexóloga Mariana Kersz (en Instagram, @lic.marianakersz) explicó a Clarin seis propuestas para que la cama -o el sitio elegido para llevar adelante una relación sexual– se llene de novedades y, sobre todo, de goce y placer.

1- Tickling

​Se trata de cosquillas eróticas. Comenzá con la yema de los dedos e incrementá de a poco la intensidad para generar mayor tensión sexual. Podes sumar otros elementos como plumas, algodoncitos, cintas y más, ¡todo vale!.
Tickling, cosquillas eróticas. Foto ilustración Shutterstock.

Tickling, cosquillas eróticas. Foto ilustración Shutterstock.

2- Beso Singapur

Imaginá que dentro de tu vagina tuvieses un objeto pequeño y hay que evitar que se caiga; esa fuerza que hacés con los músculos se llama contracción de Kegel.Beso o abrazo de Singapur. Foto ilustración Shutterstock.

Beso o abrazo de Singapur. Foto ilustración Shutterstock.

Si hacés este movimiento repetidamente con el pene de tu pareja dentro de la vagina, va a sentirlo como una succión suave, similar al sexo oral. Y a vos, te va a ayudar a llegar al orgasmo. ¿Sabías que también le dicen abrazo de Singapur? Probala y descubrí por qué se llama así.

3- Fingering

Fingering, donde solo se permiten los dedos. Foto ilustración Shutterstock.

Fingering, donde solo se permiten los dedos. Foto ilustración Shutterstock.

¿Quién mejor que vos para conocer tu propio cuerpo? Explorá, descubrí, localizá y dejate llevar por el fingering, una práctica que consiste en jugar en todo tu cuerpo y el de tu pareja usando sólo los dedos para hacerse caricias, masajes o presión en diferentes zonas. Un tip importante es usar lubricante y reaplicarlo las veces que lo creas necesario, para una experiencia mucho más placentera.

4- Dogging

Dogging, en lugares públicos y/o ante la mirada de terceros. Foto ilustración Shutterstock.

Dogging, en lugares públicos y/o ante la mirada de terceros. Foto ilustración Shutterstock.

¿Sexo con personas desconocidas? Puede ser, pero no sólo eso: sexo con personas desconocidas en lugares públicos y/o ante la mirada de terceros… eso es el dogging. Una práctica cada vez más extendida y polémica que algunas personas ven super excitante y otras consideran una falta de respeto. ¿Vos qué pensás?

5- King out

King out, el secreto es evitar la penetración. Foto ilustración Shutterstock.

King out, el secreto es evitar la penetración. Foto ilustración Shutterstock.

Definitivamente, una de mis favoritas en el consultorio y en la que más veces insisto cada día para mejorar dificultades en la erección, el deseo e incluso el orgasmo.

King out tiene que ver con jugar, mirarse, acariciarse, ir por el juego erótico, conquistarse, cortejarse, besar, chapar, acariciar todo el cuerpo propio y el de la pareja, pero evitando la penetración. Esto le quita la mirada al pene como único eje del placer y ubica a ambas personas en un rol mucho más activo en la sexualidad, la imaginación y el erotismo.

6- Humming

Humming, vibraciones de placer. Foto ilustración Shutterstock.

Humming, vibraciones de placer. Foto ilustración Shutterstock.

Si aprendés a hacer un sonido tipo “hum”, característico de los gemidos de placer, pero con el pene de tu pareja en tu boca, la vibración que se genere le dará a esa persona una leve succión similar a un masaje que puede ser muy placentero. Cuesta un poquito, así que hay que practicar. Pero, ¿hay algo más divertido que probar cosas nuevas de a dos?.

6 beneficios de las fantasías sexuales

“Las fantasías son un motor inigualable para el deseo sexual. Más que el motor son como el combustible que el deseo necesita para mantenerse vivo e incluso aumentar”, aseguró Kersz en su libro Un viaje al placer (Urano).

Y amplió: “Una buena técnica en relación con las fantasías es hablarlas en pareja, durante el juego erótico o comenzando con besos y caricias más apasionadas. Esto les va a permitir poner en juego lo que cada uno imagina, desea y anhela. E incluso, compartir la misma fantasía y ponerla en práctica”.

En ese marco, destacó 6 beneficios:

1. Aumentan la autoestima: las fantasías hacen que una persona se sienta más a gusto consigo misma. Al sentirse deseada en sus fantasías, puede potenciar eso en la vida real.