16 de Septiembre 1976 La Noche de Los Lapices

By
Updated: septiembre 16, 2019

Entre el 16 y 23 de Septiembre de 1976, al menos, diez estudiantes secundarios de La Plata son secuestrados en el marco del plan represivo implementado por la última dictadura cívico-militar. Eran pibes de entre 14 y 18 años, vinculados a diversos espacios y actividades de militancia política y social, en especial a la UES- Unión de Estudiantes Secundarios.

Ellos colaboraban en los Barrios y Villas más humildes de La Plata, realizando apoyo escolar, campañas alimentarias, campañas sanitarias, mejora de viviendas junto a los vecinos. Defendían una educación gratuita, pública, accesible a los sectores más humildes y por ello en 1975 llevaron adelante una fuerte Lucha reclamando el Medio Boleto Estudiantil

Eran jóvenes comprometidos en la construcción de una sociedad más justa; se oponían a las políticas de concentración de la riqueza que empezaban a profundizarse en el mundo y en nuestro país en perjuicio de los trabajadores y de los sectores populares. Eran pibes con una inmensa sensibilidad y vocación social, convencidos de que política y organización son las únicas herramientas que tienen los humildes para revertir las injusticias que los aquejan.

Seis de ellos continúan desaparecidos: CLAUDIO, HORACIO, CLAUDIA, PANCHITO, MARIA CLARA y DANIEL. Cuatro lograron “sobrevivir”: Pablo Díaz, Gustavo Calotti, Emilce Moler y Patricia Miranda.

Este es uno de los tantos capítulos dolorosos y vergonzosos de nuestra historia, donde el peso del poder terrorífico de un Estado dictatorial cayó sobre pibes, casi niños y adolescentes.

El episodio recién toma resonancia pública durante el Juicio a las Juntas Militares (1985), cuando Pablo Díaz (sobreviviente) narró lo sucedido ante la Justicia. Un año después, la historia de estos chicos y chicas logro amplificarse a través del Libro escrito por Ruiz Nuñez y María Seaone, y mediante la película de Héctor Olivera inspirada en dicho libro.

Ha quedado demostrado, que la envestida contra estos chicos respondía a un plan sistemáticamente elaborado, tendiente a eliminar de los colegios secundarios a quienes los dictadores llamaban “elementos subversivos”.

Todos estos pibes viven en la militancia y compromiso diario de quienes se suman a luchar por un mundo mejor y por una Patria Justa, Libre y Soberana.

 

por Miriam Ramírez ramirezmir@gmail.com